viernes, 13 de julio de 2018

10 consejos para tener un buen inicio en el porteo


   En el post anterior os contaba algunas de las posibles causas por las que un bebé llora en un portabebé. 
   Hoy os quiero dejar algunos consejos para que los inicios en el porteo sean lo más satisfactorios posibles y tu bebé no llore cuando intentes portearle.


consejos porteo caminaré


1. Infórmate

Lo primero y más importante es elegir un portabebé ergonómico adecuado para el momento evolutivo de tu bebé y para vuestras necesidades. No todos los portabebés son ergonómicos, no todos son adecuados para cualquier edad y no todos son adecuados para las necesidades de vuestra familia, por ello es importante informaros bien antes de elegirlo.


2. Practica

Lo segundo más importante es saber usar el portabebé elegido. Para ello lee siempre las instrucciones del portabebé e infórmate de su uso correcto. Busca información fiable en internet pues no siempre las instrucciones que adjuntan son muy claras, busca vídeos o tutoriales que muestren cómo ponerse adecuadamente el portabebé o cómo hacer el nudo que quieres realizar con el fular.
Si el portabebé no está bien colocado es posible que tanto el bebé como tú no vayáis lo suficientemente cómodos. Hasta que te sientas segur@ puedes practicar primero con un muñeco.


3. Busca el momento apropiado

Asegúrate, sobre todo al principio de portear, que las necesidades básicas del bebé están cubiertas, es decir, que haya comido, que esté descansado, limpio, contento, relajado…
Un buen momento puede ser  después de una toma, al despertarse de la siesta (si tiene buen despertar) o después de un baño relajante. Tú sabes reconocer cuándo es el mejor momento para tu bebé. Nunca 5 minutos antes de tener que salir corriendo a algún sitio, las prisas no son buenas y menos si todavía no estáis acostumbrados.


4. Comprueba la temperatura y la vestimenta antes de portear

Lo más recomendable, tanto para el bebé como para su porteador, es usar ropa transpirable de algodón. El portabebé equivale a una capa de ropa (o más, según el portabebé o nudo utilizado). Para el verano será suficiente con un body o ropa fina; mientras que en invierno, sobre la ropa habitual, pondremos un abrigo por encima del portabebé, un abrigo de porteo o un cobertor (no es conveniente portear al bebé con su abrigo puesto, ni que tú te pongas el portabebé por encima de tu abrigo, primero el portabebé y luego la ropa de abrigo, así si entras a un sitio caluroso y está dormido podrás quitárselo sin despertarle). Puedes leer este post para saber cómo abrigar a tu bebé cuando vaya en el portabebé o este otro para portear fresquito en verano.


5. Cuéntale lo que vais a hacer

Explícale con cariño lo que vas haciendo, a veces la incertidumbre y el desconocimiento les hace desconfiar de la situación. Así sabrá que es algo bueno y que vais a disfrutar de ello.
Esto sobre todo es útil si es un bebé grande cuando comenzamos a portear. También ayuda que le cantes, le beses, le acaricies.

6. Mantén la calma y relájate

También es importante que tú estés tranquil@. Si estás nervios@ tu bebé lo notará y es posible que se lo contagies.
Y es normal que si lo notan desconfíen. Si estás tens@ o insegur@ porque no controlas mucho el uso de tu portabebés, es recomendable practicar antes con un muñeco para familiarizarte. Eso te dará un poquito de soltura. Y cuando lo intentes con el bebé por primera vez, te puede ayudar a sentirte más seguro el tener a alguien al lado que te ayude, ponerte delante de un espejo o el colocarte cerca del sofá o de la cama.
Estoy segura de que, aunque te cueste un poco al principio, vas a coger soltura enseguida y lo vas a hacer muy bien.


7. Muévete y Sal a la calle

El movimiento calma a los bebés y hará que tu bebé se relaje. Por eso, cuando coloques a tu bebé en el portabebé, balancéate de un lado para otro como si le estuvieras meciendo, incluso de arriba abajo como cuando le intentas calmar o dormir.
Una vez comprobado que el bebé está bien colocado si sigue quejándose, sal a la calle a dar un paseo (un poco de aire fresco siempre viene bien) o, si no puedes salir en ese momento, haz las tareas cotidianas porteándole. Seguramente con el movimiento se tranquilice o se quede dormido.

8. Descúbrele un poco

Si el bebé está despierto deja su cabecita descubierta de forma que la tela o el panel de la mochila le llegue hasta el cuello. Tápale la cabeza sólo cuando se duerma para darle sujeción en caso de que todavía no tiene control cervical.
Es posible que si es un bebé de meses, que ya sujeta la cabeza, se agobie si lleva la espalda muy tapada, puedes dejarle sacar los brazos por fuera.

9. Prueba poco a poco

La mejor manera de que se acostumbre es probar todos los días  periodos cortos de tiempo. Para bajar a comprar el pan, para ir a buscar al colegio al herman@ mayor, para dar un paseo corto…
Si está molesto, le sacamos; si está tranquilo, seguimos un ratito más.

10. Nunca le fuerces

Si has probado todo tu bebé y no se encuentra a gusto ni consigues tranquilizarle lo mejor es que le saques. Si no sale bien, no te desanimes. Déjalo para otro momento más adecuado.


Y si sigue sin “gustarle”…
En este caso, la recomendación es acudir a una asesora de porteo que pueda ayudarte en tu caso particular para observar, detectar las causas y ofrecer soluciones.

Estos consejos pueden ayudarte a que vuestra experiencia con el porteo sea más satisfactoria, pero puede ser que durante una etapa tu hij@ rechace el porteo porque tiene otras necesidades (gatear, correr, explorar,…). Respétalas, si se siente comprendido, volverá a pedir ir en brazos o porteado cuando lo necesite. 

Portear debe de ser algo positivo y agradable para ti y para tu bebé.

¿Has probado alguno de estos consejos?
¿Te ha funcionado algo diferente?

Cuéntanos tu experiencia, ¡seguro que ayuda a más de una familia!

¡Feliz Porteo!

comparte consejos porteo


jueves, 28 de junio de 2018

A mi bebé no le gusta ser porteado


Hoy quiero hablaros de porteo, pero de cuando portear no es tan sencillo como parece. A veces pensamos que a todos los bebés les va a gustar ir porteados porque ¡les encanta estar en brazos! y sabemos que necesitan estar cerquita de mamá y papá y estar en contacto frecuente.
Pero no siempre sucede así. En ocasiones lloran, se retuercen, se estiran y quieren salir de ese sitio extraño donde les hemos metido y van tan apretados.
Y claro, esos padres que han comprado con toda la ilusión un portabebé precioso de última generación y lo están haciendo lo mejor que saben, se sienten sorprendidos de esta reacción de su bebé y frustrados por no saber qué hacer.

¿Te suena? ¿Te ha pasado?

Seguramente si estás leyendo esto es porque te ha sucedido o conoces a alguien cercano que le ha pasado. Tranquilos, es más habitual de lo que os imagináis. Seguramente sólo sea necesario un poco más de paciencia y práctica. Pero por si acaso hoy os voy a decir algunas de las posibles causas de esta reacción de tu bebé y en el siguiente post os daré algunos consejos para tener un buen inicio en el porteo.

Algunas Causas:

·      El motivo más frecuente es que comenzamos con un bebé de meses que no está acostumbrado. Como hemos dicho, a los bebés les encanta estar en brazos y cerquita de nosotros, pero ir en un portabebé no es igual que ir en brazos. En un portabebé el cuerpo del niño va sostenido de forma uniforme y muy cerquita al cuerpo de su mamá o papá, respetando la posición adecuada a su desarrollo fisiológico. Para un recién nacido esta sensación es la misma que la que tenía en la barriga de mamá, pero si intentamos portear a un bebé más mayorcito es probable que le cueste un poco más. Para nosotros, portear es la manera más cómoda y práctica de cubrir las necesidades de contacto físico permanente que necesita nuestro bebé teniendo a la vez las manos libres para realizar las tareas cotidianas, de ahí que antes de que existieran los carritos en todas las culturas ya existía el porteo.
·  Nuestras expectativas. A veces estamos muy informados y concienciados de querer portear, hemos visto videos, quizás hasta hayamos ido a talleres de porteo, pero no es lo mismo hacerlo con tu bebé. Y si nuestro bebé no quiere, nos frustra y angustia y trasmitimos el nerviosismo al pequeño.
·     Antes le gustaba pero ahora no quiere. A lo mejor tu caso es diferente, tú has porteado durante un tiempo y, de repente, tu pequeñ@ empieza a parecer incómodo y se resiste cada vez que intentas portearle. Si te ha pasado esto puede ser por dos razones:
~  Tu portabebé se ha quedado pequeño. Salvo los portabebés evolutivos que vamos adaptando al crecimiento de nuestro bebé y los fulares tejidos, el resto de portabebés no nos sirven para todo el tiempo que estemos porteando. Debemos saber que cada portabebé tiene un periodo de vida útil y debemos elegirlo según el momento evolutivo de nuestro hijo y nuestras necesidades.
~  Tu bebé tiene 4-5 meses, ya sostiene la cabeza y quiere ver el mundo que hay a su alrededor o tu hij@ ya gatea o está comenzando a caminar y quiere estar en el suelo explorando o subir y bajar constantemente. La solución puede estar en buscar nuevas posiciones de porteo (a la cadera o a la espalada, nuca de cara al exterior) que le permitan sacar los brazos y tener mayor campo de visión. O usar portabebés que sean más fáciles y rápidos de usar como los portabebés ligeros.
Puede ocurrir que ni cambiando de portabebé ni de postura quiera ser porteado, no te preocupes, en ocasiones hay periodos de “huelga” simplemente porque tiene otras cosas más interesantes que descubrir, o quizás el porteo haya llegado a su fin.

Las necesidades de los niños y las nuestras van evolucionando y cambiando. Debemos estar atentos y respetarlas.


Espero que os haya sido de utilidad y no os perdáis el próximo post con algunos consejos para que los inicios en el porteo sean lo más satisfactorios posibles y tu bebé no llore cuando intentes portearle.


comparte no porteo


viernes, 1 de junio de 2018

Qué tienen que ver las vacaciones en familia con el apego y la acogida


Parece que el buen tiempo empieza a saludarnos dejando atrás esta lluviosa primavera. Esto empieza a oler a verano y a ¡vacaciones!

Con tres niños no solemos viajar mucho, no por ganas, sino por tiempo y dinero, pero nos gusta hacer muchos planes en familia y alguna escapadita de vez en cuando. Una cita imprescindible al comienzo del verano es un fin de semana familiar con amigos y una semana en Pirineos en agosto, ambos planes con amigos. Nos juntamos muchas familias con niños pequeños y todos lo pasamos fenomenal haciendo juegos y excursiones organizados por nosotros. Para mi familia no es tan importante el lugar como la compañía. Supongo que esto empieza a tener que ver con el apego, los vínculos afectivos y la acogida….
Pero como he dicho, si pudiéramos viajaríamos mucho más, somos bastante viajeros, tanto que hemos vivido durante 4 años en República Dominicana y hemos viajado mucho, muchísimo, descubriendo cada rincón de ese bello país. Porque conocer otro país, desde dentro, viviendo y conviviendo es la mejor forma de disfrutarlo de verdad.
Por eso, el pasado miércoles 30 de mayo, me animé a asistir a un evento convocado por Madresfera y la plataforma Airbnb. Esta plataforma la conocía levemente por haber buscado en ella posibles alojamientos para el puente de mayo y por amigos que la han usado, me parecía interesante y, de cara al verano y futuras escapadas, quería conocer mejor su funcionamiento.


El lugar escogido para el evento fue un precioso dúplex de diseño de uno de los anfitriones de la plataforma, ubicado en el barrio de las letras de Madrid.
Allí, pudimos escuchar a Giuseppe Iandolo, psicólogo de PSISE (Psicólogos Infantiles Madrid) y profesor de la Universidad Europea de Madrid, que nos dio a conocer los motivos por los que descubrir un lugar en familia a través de Airbnb.
La verdad es que la charla me sorprendió gratamente porque no me esperaba su contenido. Se basó principalmente en la teoría del apego (K. Lorenz, Harlow, Bowlby) que yo como asesora de maternidad, tengo como uno de los pilares de mi formación.
Es fundamental el apego seguro y la calidad del vínculo que los padres creamos con nuestros hijos los primeros años de vida, porque es una necesidad biológica y emocional que hará que nuestros hijos adquieran seguridad, autonomía, y desarrollen toda su capacidad de explorar, porque sabrán cuál es el lugar seguro al que volver. Y este apego que nuestros padres crearon con nosotros, y el que creamos nosotros con nuestros hijos, influye también en nuestra forma de ser como viajeros, en nuestras expectativas y en la forma en la que nos relacionamos con el lugar, las personas y los acontecimientos durante el viaje.



    a) Viajar en familia refuerza el vínculo familiar, tanto con la pareja como con los hijos.

b) La fase de preparación del viaje tiene una gran importancia. Tenemos que hacer partícipes a los hijos también en la preparación, sobre todo cuando comienzan a ser mayores, porque es una forma de desarrollar la imaginación y de comunicar los deseos en familia.

c) La satisfacción del viaje depende de tres cosas:
·  El lugar de destino y la relación de los acompañantes y con los interlocutores ocasionales. Porque la mejor manera de conocer un nuevo lugar y una nueva cultura es viviéndolo como un habitante más, participando en sus costumbres y hábitos diarios, sintiéndose parte de ella. Y en esto estoy totalmente de acuerdo debido a mi experiencia a vivir en otro país, no da igual estar de espectador en las cosas, hay que ser protagonista.
·  La calidad del alojamiento y los servicios del viaje: Durante la estancia, se produce un intercambio socio-cultural entre los anfitriones y los huéspedes. El anfitrión te recibe, te da a conocer el lugar, te orienta en la visita y te dice cosas a tener en cuenta. Si además compartes el alojamiento con el anfitrión la convivencia puede ser todavía más enriquecedora.
También conocimos a Conxa, anfitriona de un alojamiento compartido en Barcelona quien nos contó su experiencia personal y lo que le ha aportado hacerlo a ella y a su hija. Para mi fue otro ejemplo (aunque en este caso tiene un beneficio económico), de el bien que es acoger a otras personas. Yo que conozco muchas familias que, de forma gratuita y desinteresada, acogen a niños o que siempre tienen su casa disponible para hospedar a quien lo necesite, ves que para los primeros que es bueno es para ellos y para todos los que están a su alrededor, es el milagro de la hospitalidad.
Así que esta plataforma nos ofrece la posibilidad de viajar alquilando casas compartidas con sus anfitriones o casas completas ideales para viajar en familia, adaptados a los más pequeños y con todo tipo de comodidades para sentirse como en casa.




¿Quién se anima a probar? Nosotros seguro que sí.

airbnb


lunes, 7 de mayo de 2018

Ser madre


texto mom flores

¿Cómo no escribir unas líneas especiales por el día de la madre en un blog sobre maternidad? 

¿Cómo no parar a hacer balance de lo que para mí ha sido la maternidad en este último año?

madre belleza


Os comparto lo que he escrito en Hello Papis para este día. Porque la belleza y la alegría hay que comunicarla, contagiarla y expandirla.



¡Qué os guste! y ¡Felicidades a todas las madres!




Madre 2018


sábado, 5 de mayo de 2018

La Matrona


Desde 1992 tal día como hoy, 5 de mayo, celebramos el Día Internacional de las Matronas (International Midwives Day). La celebración de este día pretende concienciar a la sociedad sobre la labor de la matrona, tan desconocida en muchos aspectos.

matrona 5 mayo


Esta profesión tiene un papel muy importante en la vida de la mujer. La matrona es el profesional sanitario de elección según la OMS para atender el parto de bajo riesgo. Pero su labor no se centra sólo durante el embarazo, el parto y el postparto, sino en toda la salud reproductiva de la mujer desde su primera menstruación hasta la menopausia.

En España, las matronas primero deben de obtener el título de Grado de Enfermería. Tras esto, tienen que aprobar una prueba selectiva para acceder a las plazas de la especialidad obstétrico-ginecológica (matrona) por orden de puntuación (equiparable al MIR de los médicos). Tras este examen, y según la oferta de plazas, llega la oportunidad de formación. Dicha formación se realiza por el sistema de residencia, es decir, durante dos años tienen una parte teórico-práctica (mayoritariamente práctica) que se hace mediante un contrato laboral con el centro elegido y tras los cuales se estará preparado para entrar en el mundo laboral. 

Sin embargo, se desconocen las competencias de las matronas y en muchas ocasiones se les relega a un segundo plano dando mayor importancia al médico aunque no exista enfermedad. Sucede en la sanidad privada donde el ginecólogo es el encargado del seguimiento del embarazo y la atención al parto cuando esta es la tarea principal de la matrona.

Según la Orden SAS/1349/2009 de 6 de mayo por el que se aprueba y publica el programa formativo de Enfermería Obstétrico-Ginecológica (Matrona), la matrona tiene que ser competente en multitud de funciones como:
  • Realizar el seguimiento del embarazo, parto y puerperio fisiológicos o de bajo riesgo.
  • Detectar precozmente los factores de riesgo y, en caso necesario, tomar las medidas de urgencia oportunas.
  • Detectar en la mujer factores de riesgo genético y problemas ginecológicos, para derivar, en su caso al profesional competente.
  • Participar y liderar programas de salud materno-infantil, atención a la mujer y de salud sexual y reproductiva.
  • Realizar la educación para la salud a la mujer, familia y comunidad.
  • Realizar consejo afectivo sexual y consejo reproductivo a la mujer, jóvenes y familia.
  • Promover una vivencia positiva y una actitud responsable de la sexualidad en la población y asesorar en materia de anticoncepción.
  • Realizar actividades de promoción, prevención y colaborar en las actividades de asistencia y recuperación de la salud sexual, reproductiva y del climaterio de la mujer.
  • Realiza docencia e investigación basándose en los principios éticos y encaminadas a la mejora continua de la actividad profesional, y por tanto, del nivel de salud de la mujer y del recién nacido.  
  • Asesorar sobre la legislación vigente encaminada a proteger los derechos de la mujer y su familia


Como es evidente, es importante la actualización de conocimientos, pero más importante si cabe es su forma de estar y de acompañar, lo que implica gran sensibilidad, empatía y escucha activa. Por eso las matronas son una pieza fundamental para tener partos de una forma individualizada y humanizada.


¿Conocías todo lo que puede hacer la matrona por ti?



Más información:  www.internationalmidwives.org


comparte matrona


miércoles, 2 de mayo de 2018

El control de esfínteres y lo que NO debes hacer

Este mes de mayo lo comenzamos retomando un tema que nos trae "de culo" a muchos padres y es que el control de esfínteres no siempre es tan fácil como parece o como nos lo cuentan. No hay recetas mágicas y no vale lo mismo de un hijo para otro. 

Este mes os lo cuento en Hello Papis, pero si  os interesa este tema y queréis profundizar más os invito el próximo 8 de mayo a la charla ¡ADIÓS PAÑALES!
Reservad vuestra plaza, hay plazas limitadas.

Adios pañales control de esfinteres

comparte


lunes, 19 de marzo de 2018

Lo que un padre hace por su hijo


Hoy es el día del padre, un día muy especial para todos los papás, futuros papás y abuelos.

Y qué mejor regalo que tener padres excepcionales cerca con los que compartir el tiempo y la vida, de los que aprender y con los que la amistad es un regalo

Padres de los que aprenden otros padres (o futuros padres). 
Padres de los que aprendemos las madres. 
Padres de los que aprenden los hijos. 
PADRES, con Mayúscula.

Por eso hoy, mi regalo para todos vosotros es el testimonio sobre su paternidad de un buen amigo de nuestra familia. ¡Qué lo disfrutéis!




"Tendría yo unos ocho años cuando, desde la casa de mi amigo Juan Pedro, llamé a mi padre (somos 5 hijos) para decirle si esa misma tarde nos podía llevar a ver el partido de River (vivíamos en Buenos Aires, y River es uno de los mejores equipos argentinos). Mi amigo añadió: "dile que también iríamos a ver el partido de antes, el del filial (o de la reserva como se dice en Argentina)". En fin, poniéndome en la piel de mi padre, se trataba de un plan para un sábado por la tarde de al menos 4 horas, ir al estadio, lidiar con la gente que estuviera por allí (en Argentina se ve de todo en un partido) y con dos niños de ocho años. "Ok, os recojo y vamos" dijo mi padre para mi sorpresa. Tiempo. Eso es lo que un padre hace por su hijo, dedicarle tiempo.

Nueve años más tarde, cambiamos de escenario, estaba yo en Rennes (Francia), recién acabada la selectividad. Llamé a mi casa y me dicen la nota. 
Ahora, sabida la nota, lo que tenía que hacer era echar la solicitud para la Universidad. No tenía muy claro qué estudiar (Matemáticas, Física, Informática) ni en qué Universidad (Autónoma, Politécnica, Complutense). Hay gente que lo tiene muy claro, yo no lo tenía muy claro. Mi padre, por teléfono, con paciencia y cariño, me fue guiando para que yo eligiese lo que mejor me convenía. Paciencia y cariño. Eso es lo que un padre hace por su hijo, darle cariño y tener paciencia.


Víctor Kuppers, un conferenciante que me encanta, recientemente decía que la fórmula es muy sencilla: Tiempo + Cariño. Como comentario añadía, hoy en día recortamos tiempo hasta del cuento que les contamos por las noches a nuestros hijos.

Tiempo + Cariño. Parece un fórmula fácil, luego en el día a día no es tan simple. 

Ahora que ya soy padre (de 3 hijos) me he dado cuenta que además de la fórmula Tiempo + Cariño, puedo aplicar otra fórmula: "Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis" y es que puedo darle a mis hijos el amor que ya he recibido, y si además, en esta cadena intergeneracional, se puede ir incrementando el amor, pues, bienvenido sea.


Hoy en el día del padre, y como me gustan mucho los juegos de palabras, me gustaría terminar diciendo, que mi deseo es que nuestros hijos no nos vean como el padre del día, ni como el padre del año, sino como el padre de la vida, por el tiempo, cariño, paciencia y amor que les hemos dado".

Sebastián Revuelta



comparte día del padre 2018