jueves, 5 de enero de 2017

Ya vienen los Reyes...

Se acerca la noche de Reyes. Una noche mágica y de ilusión.

Reyes Magos

Cuando yo era niña esperaba esta noche con gran emoción: los nervios y las cosquillas en el estómago que hacían que te costara dormirte, despertarte en medio de la noche y quedarte muy quieta para que no te oyeran por si justo estaban los Reyes dejando los regalos y oír ruidos que parecían desvelar su presencia, y, por supuesto, madrugar y despertar a toda la familia porque:
¡los Reyes habían dejado los regalos!

Este año quiero contaros por qué me parece una fiesta y una tradición importante de conservar.

Las tradiciones las transmitimos de padres a hijos porque forman parte de nuestra cultura y nuestras creencias. Conservar las tradiciones significa formar parte de algo. En cada lugar hay distintas tradiciones y en vez de los Reyes llega otro personaje. Personalmente prefiero a los Reyes Magos que a Papá Noel (que aunque creamos que es un “invento de Coca Cola” y del consumismo, en su origen representa a San Nicolás de Bari), porque es más de nuestra tradición y, aunque lleguen más tarde, enseñan al niño a esperar, a ser paciente en un mundo donde todo es inmediato, y a aprender a disfrutar de la espera en la que también experimentamos placer (a veces más que cuando tenemos el regalo en nuestras manos).

Cada familia tiene sus costumbres y tradiciones y todas son válidas. Pero lo que lo que no podía imaginar es lo que he leído estos días en algunos artículos que hablan del daño que hacemos a los niños con la “mentira” de esta tradición.

A los niños siempre les decimos que tienen que decir la verdad y que es malo mentir. Sin embargo, muchas de las tradiciones que les trasmitimos están cargadas de historias con personajes imaginarios. ¿De verdad esto les hace daño?

No soy ninguna experta en esta materia, pero creo que hacer creer a los niños en los Reyes Magos no les hace perder nuestra confianza. Ninguno de nosotros hemos dejado de creer en nuestros padres por estas cosas, aunque en su momento, y dependiendo de cómo nos lo hayan comunicado (pues es importante cómo decimos las cosas) o cómo hayamos descubierto la verdad, nos llevamos una mayor o menor decepción.

Si hay una cosa que los niños tienen y que debemos conservar en ellos es su curiosidad, su facilidad para soñar e imaginar y su inocencia. La fantasía y la imaginación, son componentes importantes del desarrollo emocional de los niños y les ayuda a desarrollar su creatividad. Esto forma parte de la infancia y de la etapa de su desarrollo que se llama pensamiento mágico que les ayuda a comprender mejor momentos y situaciones de su vida.

Yo creo en los Reyes Magos y en la magia de esa noche. Creo que fueron unos sabios que descubrieron una estrella, la siguieron y encontraron a un Niño al que adoraron y llevaron presentes. Hoy, miles de años después, sigue sucediendo el milagro de que niños y adultos de todo el mundo recuerdan este hecho y reciben regalos, gracias a la generosidad de la gente (recordemos que mucha gente dona regalos para que los niños más desfavorecidos puedan disfrutar de una noche tan especial).

Los niños no son los únicos que viven la magia, los adultos también la vivimos. Los adultos perdemos fácilmente la ilusión, pero la fiesta de los Reyes hace que nosotros también la recuperemos.

En mi familia siempre se ha cuidado todo lo que sucedía en la noche de Reyes y yo también intento que sea así en mi familia con mis hijos. Ir a la cabalgata la noche de Reyes o verla por la tele cenando chocolate con roscón. Dejar los zapatos limpios y preparados para que los Reyes dejen sus regalos. Preparar un dulce y una copita para los Reyes y agua y arroz para los camellos.  La fiesta de Reyes también enseña al niño el valor de los rituales. 
¡¡Todo tiene que estar perfecto para cuando sus Majestades lleguen!!

Regalos Reyes

Yo sigo esperando esta noche con entusiasmo. Regalar y que nos regalen es dar un poquito de nosotros mismos a los demás y demostrarles nuestro cariño. Quizás el verdadero regalo de los Reyes Magos sea hacernos recuperar la ilusión, algo tan valioso para vivir.

Y tú, ¿qué opinas de todo eso? 
¿Nos dejas un comentario?


¡¡Feliz noche de Reyes!!
Comparte Caminaré

No hay comentarios:

Publicar un comentario